miércoles, 16 de diciembre de 2009

HOMENAJE AL 27

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
 
Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».
 
Pedro Salinas, 
La voz a ti debida, 1933


En homenaje a esa Generación del 27 que nació un día como hoy hace 82 años.

3 comentarios:

Antonio dijo...

Gracias, Gemma. Un poema imprescindible para los profes de lengua.

Lu dijo...

Creo que es de los poemas que más satisfacciones me ha dado cuando lo he leído y comentado con mis alumnos.

Un saludo

Joselu dijo...

Salinas, cuando pude explicarlo a fondo (en el antiguo COU) fascinó a mis alumnos. Recuerdo un mes entero comentando Presagios. Fueron clases inolvidables. Y de allí salió algún filólogo. Salinas me enamoró cuando lo conocí en la adolescencia, y me sigue cautivando. Un saludo.